OneShot

One Shot ♥

Disclaimer: Los personajes que aparecen a continuación son propiedad de J.K. Rowling. La trama de la historia es 100% inventada no está copiada de ningún otro sitio y cualquier parecido es mera coincidencia. Este mismo relato lo presenté para un concurso de Harry Potter Fans Spain.



Corre por los pasillos como un loco para alejarse de aquella escena que tanto daño le ha hecho. Pasa de las advertencias del resto de prefectos y de la incordiosa de Pansy. ¡¿Cómo se atreve?! ¡Le ha tomado por estúpido! Le prometió la luna y las estrellas, le prometió que cortaría con esa zorra y se lo encuentra besándola dónde habían quedado, en su lugar secreto.

– No pienso salir, no le voy a permitir que se ría en mi cara. – Se prometió el rubio mientras cerraba la puerta de su dormitorio.

Los días pasaban y él no faltaba a su promesa, lo que no sabía es que en el Gran Comedor un joven miraba preocupado su sitio sin descanso, ese joven que tanto le había hecho tanto daño.

– Por favor Blaise, ¡ayúdame! ¡Le quiero recuperar!
– Mira cara rajada te ayudaré pero si le haces daño otra vez tendrás a todo Slytherin en tu contra.

Los días pasaron y llegó San Valentín. Draco miró todos los regalos de sus admiradoras con tristeza, no había nada del chico que tanto amaba. Oyó unos golpes en la puerta que cesaron antes de que llegase a abrir. Cuando se asomó ya no había nadie cosa que le extrañó pero antes de cerrar se dio cuenta de que había una nota pegada en la puerta:

Torre de Astronomía, 8.00 pm

Miró la nota con desconfianza pero al final optó por ir. De camino al lugar especificado se fue encontrando un montón de notas y detalles cariñosos pero se decepcionó en cuanto llegó porque no había nadie, solo un telescopio con una nota que rezaba: Utilízame.

A través de él pudo observar a un Harry montado en escoba que escribía en el cielo: Draco, ¿quieres casarte conmigo? empezó a llorar, acto que debió ver Harry ya que bajo de la escoba y le abrazó muy fuerte.

– Harry claro que quiero casarme contigo. Eres el único que hace me sienta sano, salvo y enamorado.

Firmaron una nueva promesa de amor eterno con un tierno beso bajo los fuegos artificiales que celebraban su reconciliación y su eterno amor que empezó en el primer año pero no se lo demostraron por miedo al rechazo y continuó con las peleas de los años posteriores.

Comentarios